Viernes 24 de febrero de 2017

Los testigos identificaron al detenido como quien intentó secuestrar al juez

Jueves 12 de enero de 2017

El acusado se dijo inocente pero todos los testigos e incluso el juez, lo identificaron como el atacante | Foto: Facundo Correa

Cuatro testigos e incluso el propio juez del fuero laboral misionero, Manuel Silva Dico, reconocieron a Fernando O. (62) como quien a mano armada intentó secuestrarlo la noche del 30 de noviembre, cuando salía de su casa para buscar a la esposa.
Fue en el marco de la rueda de reconocimiento que se realizó a media mañana de ayer, luego de que se postergara el martes por pedido del acusado, quien en su indagatoria se había dicho inocente. Pero el resultado de la pericia lo dejó complicado en una causa en la que está imputado provisoriamente por el delito de “robo y homicidio en grado de tentativa”.
El sospechoso, a quien la semana pasada trajeron detenido desde la provincia de San Luis, llegó minutos antes de las 10 bajo estrictas medidas de seguridad al Juzgado de Instrucción Seis, donde el juez subrogante Marcelo Cardozo se encargó de llevar adelante el reconocimiento que sería determinante de cara a su futuro procesal.
Uno a uno los cuatro testigos junto al magistrado atacado, en primer lugar tuvieron que describir las características físicas que recordaban del delincuente que vieron la noche del ataque frente a la casa ubicada sobre la avenida 115 casi Bustamante y, después, les fueron exhibidos cuatro hombres de similar contextura física (entre los que estaba el acusado) parados adentro de una habitación con vidrios espejados.
Según las fuentes consultadas por El Territorio, todos identificaron al imputado como quien atacó a Silva Dico y a quien los testigos corrieron con palos y piedras ante los gritos desesperados del magistrado, contra quien incluso habría llegado a gatillar un revólver calibre 32 pero por fortuna el proyectil no salió.
Según los declarantes, el ex convicto actuó a cara descubierta y lo habrían visto algunos días antes merodeando la zona. Dijeron que no actuó solo, sino que con al menos dos cómplices: uno lo ayudó en el intento de secuestro y el otro manejaba el auto con el cual finalmente se fugaron al ser descubiertos.
El resultado de la práctica judicial de la víspera significó un paso atrás para el acusado, que la semana pasada, al terminar su indagatoria ante el juez natural de la causa, Ricardo Balor, pidió que cuanto antes se concrete para poder despegarse definitivamente del hecho y ahora quedó al borde de la prisión preventiva.
Más allá de eso, ayer también designó como abogado defensor al ex juez Juan Pablo Fernández Rissi y después de dos horas en la sede judicial de calle Buenos Aires fue trasladado a la Comisaria Decimotercera en la que está alojado.
La investigación continúa debido a que se busca dilucidar los motivos de la brutal agresión y la identidad de los otros presuntos secuestradores. Restan anexar al expediente una serie de informes de las pericias que se hicieron a los teléfonos del sospechoso.

Se dice inocente
Fuentes de la causa indicaron que el detenido es un peso pesado del mundillo delictivo y dando crédito a eso, desde la Policía de Misiones dijeron que está estrechamente relacionado con una organización narcocriminal que opera la zona. En sus antecedentes penales figuran causas por robos calificados y narcotráfico, que lo llevaron a purgar una condena de 23 años.
Los investigadores llegaron a él luego de una minuciosa investigación que incluyó el análisis de materiales audiovisuales, puestos en contraste con las declaraciones y reconocimientos de testigos y del propio juez Silva Dico. El punto inicial fue que los autores del ataque no eran de la provincia, por su forma de expresarse, además de que habían actuado a cara descubierta.
Una vez que fue puesto ante el juez Balor el acusado mantuvo un relato beneficioso para su persona y en todo momento se dijo inocente. En el interrogatorio reconoció que el día del secuestro fallido estuvo en esta ciudad pero en plan de visita familiar y aseguró no conocer al juez laboral y mucho menos el escenario donde se produjo del ataque. 
Los testigos que ayer lo reconocieron habían declarado distinto. Fueron los primeros en llegar en auxilio del magistrado, por lo que se enfrentaron cara a cara y aseguraron que al menos eran tres los atacantes. Están seguros que el por ahora único detenido era uno de ellos.

Secuestro fallido

El ataque al magistrado Manuel Silva Dico ocurrió el 30 de noviembre, pasadas las 20 frente a su casa. Fue abordado por dos violentos armados cuanto salía a buscar a su pareja.
Todo indica que conocían a la víctima y habían estudiado el golpe, ya que lo llamaron “doctor” e hicieron que entrase en su Peugeot 408, apuntándolo con un revólver. Los minutos fueron eternos ya que los maleantes lo pusieron sobre las butacas traseras y lo golpearon fuertemente ante la mínima intención de defensa.
En ese momento de extrema violencia y pedidos de auxilio, los malvivientes no lograron arrancar el auto ya que no encontraron la llave. Debido a los gritos, los vecinos se acercaron al lugar con palos, por lo que los sujetos huyeron.
En medio del forcejeo, uno de los violentos disparó su arma pero el proyectil no salió de la recámara, lo que salvó la vida del funcionario público.

Fuente:www.TerritorioDigital.com

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

 
Guia Turistica y Mapas de ruta
Guía de compras y servicios