Jueves 21 de septiembre de 2017

“La muerte no existe, es un proceso”

Sábado 15 de abril de 2017 | 02:00hs.

Así lo consideró el médico español Enric Benito, referente mundial de la temática, durante las conferencias que brindó la última semana en varias provincias de Argentina.

Acompañar a las personas en el proceso de morir, ayudarlas en la búsqueda de la trascendencia, superar el miedo a la muerte, humanizar la medicina y atender lo emocional, social y espiritual tanto como el cuerpo son algunas de las ideas que desarrolló el médico español Enric Benito, referente mundial de la temática, durante las conferencias que brindó la última semana en varias provincias de Argentina.

"No hay nada que sea la muerte, hemos construido algo que es como un espantapájaros, todos le tememos. Pues si te acercas descubres que no hay nada. Aunque nos morimos, la muerte no existe, es un proceso, igual que el nacimiento", sostuvo Benito en una charla exclusiva con Télam, antes de regresar a España en la tarde de hoy.

Médico oncólogo y paliativista, coordinador del Programa de Cuidados Paliativos de las Islas Baleares, en España, Benito se convirtió en uno de los máximos referentes de esta rama de la medicina, que cada vez cobra más impulso a nivel mundial y nacional.

"Entendemos por paliativos a la organización profesional para cuidar a las personas en el proceso de morir. Esas necesidades son muy especiales porque, más allá de lo físico, debemos atender a lo emocional, social y espiritual. Y esto no sólo en el paciente en sí, sino en su entorno y familia", sostuvo.

Benito explicó que "este proceso no implica sólo los últimos días de la vida, y de hecho tampoco se centra sólo en los que tienen una expectativa de vida corta por un cáncer, por ejemplo. Cada vez comienzan a pensarse y usarse más los cuidados paliativos en personas con otras enfermedades crónicas progresivas como insuficiencia renal, cardíaca o problemas respiratorios severos".

El médico español consideró que "la medicina tecnificada, biologicista, ve a las personas como un cuerpo y para eso busca un tratamiento; los paliativistas recuperamos la visión integral de la persona, que en realidad debería estar presente en toda la medicina, buscamos humanizar la medicina".

"Y humanizar implica reconocer quiénes somos, nuestra humanidad, haber descubierto nuestra dimensión trascendente, porque somos vulnerables pero también somos trascendentes", agregó.

Cuando llevaba 23 años trabajando como oncólogo y tras haber publicado numerosos papers y ser la estrella invitada de congresos internacionales de todos los continentes, Benito entró en una profunda depresión que lo llevó a estar sin actividad durante meses.

"En aquellos días de profunda tristeza recordé cuando mi abuela murió de cáncer a mis 9 años, la recordé sufriendo mucho y comprendí que más allá de trabajar por una cura, lo que había que hacer era cuidar a la persona", sostuvo el especialista, quien empezó su camino en cuidados palíativos, yendo más allá del "control de los síntomas".

En 2003, formó un grupo interdisciplinario para definir dos conceptos: sufrimiento y espiritualidad: "Por entonces hablar de espiritualidad en los ámbitos científicos era hostil, extraño. Luego fuimos aprendiendo y hoy sabemos que lo espiritual es lo que ya somos, es dinamismo, energía. Es nuestra naturaleza esencial de la que surge un anhelo inagotable de plenitud; son nuestras aspiraciones, búsqueda de sentido, trascendencia, conexión con otros".

Desde entonces, su aporte sobre la espiritualidad, -entendida desde lo humano más allá de lo religioso-, es clave en la formación de profesionales en cuidados paliativos. 

"Cuando comencé con estos temas temí que me echaran del colegio de médicos -ironizó-; sin embargo en 2014 me nombraron miembro del Patronato Científico del Colegio Oficial de Médicos de las Islas Baleares. Y es que todo lo que nosotros planteamos está elaborado de forma académica, científica y empírica".

Durante su visita a la Argentina, el especialista disertó en Buenos Aires, Rosario y Bariloche, a la vez que se reunió con referentes nacionales en la temática y visitó los denominados "hospice", residencias donde se brindan cuidados paliativos.

"Me he encontrado en el país excelentes profesionales, y tienen una red de hospice que no tenemos en España; sin embargo, la estructura del sistema de salud está muy fragmentada, y además tienen una gran asimetría en los recursos con regiones con muy buenas redes de paliativos y lugares donde no hay nada", concluyó.

Fuente:www.TerritorioDigital.com

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

 
Alaita Clasificados
Revista Aniversario Diario el territorio
Guía de compras y servicios
Revista Rumbos