Jueves 17 de agosto de 2017

Los alimentos considerados como cancerígenos

Miércoles 11 de enero de 2017 | 02:00hs.

Además de aumentar el riesgo de contraer cáncer de seno, el bisfenol A aumenta los riesgos de desarrollar hiperactividad

Diariamente consumimos algunos alimentos que aumentan los riesgos de desarrollar cáncer. Mirá cuáles pueden ser.

 

La carne transformada
¿Con frecuencia consumes carne transformada como salami, tocino, salchichas…? Sin querer alarmarte te aconsejamos que revises tu menú.La Organización Mundial de la Salud analizó 10 estudios científicos y demostró que el hecho de consumir tan sólo 50 gramos de carne transformada al día es suficiente para aumentar en un 18% los riesgos de desarrollar un cáncer colorectal.

 

La carne roja
¡Es difícil no salivar ante un buen y jugoso pedazo de carne! Aunque es deliciosa, la carne roja esconde un obscuro secreto. Según el mismo estudio de la OMS, las personas que consumen diariamente 100 gramos de carne roja tienen 17% más riesgo de desarrollar cáncer colorectal. Para alejar esa posibilidad sólo hay que disminuir el consumo diario de carne roja o transformada. Puedes alternarla con leguminosas o con tofu, por ejemplo.

 

El alcohol
No te dará cáncer sólo porque tomas una copa de vez en cuando. Pero si bebes alcohol todos los días y rebasas las dos copas, entonces aumentas los riesgos de desarrollar distintos tipos de cáncer. Según el programa nacional de adicciones del Departamento de Salud y de servicios sociales de los Estados Unidos, si comparamos con aquellos que no beben, las personas que consumen 3.5 copas de alcohol o más al día (50 gramos de alcohol), tienen tres veces riesgo de sufrir un cáncer de boca, de faringe o de laringe, y 1.5 veces más riesgo de tener cáncer colorectal.

 

La carne demasiado cocida
Algunas instituciones de salud recomiendan cocer la carne para evitar atrapar ciertas enfermedades. Pero no hay que cocerla demasiado, pues se aumenta el riesgo de desarrollar cáncer. Cuando la carne se cuece demasiado o se quema en la parrilla, se producen hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), un grupo de substancias cancerígenas. La cocción al vapor o al horno disminuye la producción de HAP.

 

Las bebidas calientes
¿Te gusta el café, el té, la sopa…? Antes de tragarlos asegúrate de que no estén demasiado calientes. Según la Agencia de Investigación sobre el Cáncer de la OMS, el hecho de beber líquidos más calientes que 65 grados Celsius aumenta los riesgos de tener cáncer de esófago.

 

Las bebidas gaseosas
Todos sabemos que las bebidas gaseosas hacen engordar, ¿pero sabías que también pueden aumentar el riesgo de contraer cáncer? Algunos científicos suecos lo afirman. En el 2012 publicaron un estudio en el American Journal of Clinical Nutrition, en el que concluyeron que un hombre que bebe una lata de soda al día, tiene 40% más riesgo de contraer cáncer de la próstata. El riesgo aumenta para los hombres mayores de 45 años.

 

El salmón de criadero
Sí, el salmón es rico en omega-3, pero si queremos disminuir los riesgos de tener cáncer debemos conocer su procedencia. Un estudio publicado en 2004 concluye que los contaminantes orgánicos del salmón de criadero son mucho más elevados que los del salmón salvaje. Una persona que consume este tipo de salmón una vez al mes, con el tiempo desarrolla más riesgos de contraer cáncer que si se alimenta de pescado salvaje.

 

La pasta blanca
A todos nos gusta la pasta, forma parte de nuestra alimentación y mucha gente la consume una vez por semana. Sin embargo, un consumo elevado de pasta blanca favorece la aparición del cáncer de pulmón ¡incluso si nunca hemos fumado!. Unos investigadores de Texas establecieron la relación entre el cáncer de pulmón y los carbohidratos. Mientras más carbohidratos tenga un alimento, más se favorece la aparición de cáncer.

 

El pan blanco
El estudio anterior también habla del pan blanco. Este popular alimento aumenta un 49% el riesgo de contraer cáncer de pulmón. Al subir el nivel de glucosa en el cuerpo, se favorece la posibilidad de desarrollar cáncer.

 

Los tomates en conserva
Estos tomates son populares porque son baratos y fáciles de preparar. Sin embargo el laboratorio XenoAnalytical LLC, afiliado a la Universidad de Missouri, publicó en el 2008 que algunos productos en conserva, sobre todo la salsa y el jugo de tomate, contienen bisfenol A. Este es un componente químico que se utiliza para fabricar artículos de plástico, como los discos y las botellas de agua.Además de aumentar el riesgo de contraer cáncer de seno, el bisfenol A aumenta los riesgos de desarrollar hiperactividad, déficit de atención, trastornos hormonales y obesidad.

Fuente:www.TerritorioDigital.com

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

 
Fiesta del Inmigrantes 2017
Alaita Clasificados
Revista Aniversario Diario el territorio
Guía de compras y servicios
Revista Rumbos